Como parte del proceso formativo, Casa Tíbet ofrece los grupos de meditación como el espacio donde los estudiantes podemos reflexionar y meditar sobre los temas vistos en clase, de modo que las enseñanzas del Budadharma permanezcan en estrecha relación con nuestra experiencia y nuestra vida.

Una de las cualidades del budismo es que presenta un cuerpo de práctica que acompaña a la teoría. Es de hecho a través de la práctica que efectivamente podremos actualizar nuestros potenciales y trascender nuestras limitaciones para nuestro propio beneficio y el de todos los que nos rodean. Ya que hemos recibido de nuestros maestros y del estudio de textos una clara presentación de los contenidos, se vuelve  nuestra responsabilidad como estudiantes hacer propio ese conocimiento.

A través de sesiones semanales adicionales a las clases regulares, el programa contemplativo nos ayuda a integrar de forma personal las enseñanzas. Es un espacio de reflexión y familiarización, a través de la meditación, con aquello que hemos aprendido. Con discusiones de grupo y meditación, el programa contemplativo pretende darnos las herramientas para profundizar y ser independientes en nuestra práctica, además de ser un espacio para practicar y crecer en comunidad.